La protección internacional comprende tanto el derecho de asilo, que se concede a los refu­giados, como la protección subsidiaria. Ambas figuras comprenden la no devolución ni expulsión de las personas a quienes se les haya reconocido, así como en la adopción de las medidas contempladas en la legislación aplicable.